sábado, 17 de noviembre de 2007

Nunca es lo suficientemente tarde...

DE VEZ EN CUANDO ES BUENO MIRAR HACIA ATRÁS Y RECORDAR LO QUE ALGUNA VEZ FUIMOS CUANDO NIÑOS; cuando teníamos ideales y las cosas eran buenas o malas. Cuando no había matices ni medias tintas. Cuando todo era más fácil. Cuándo la edad te otorgaba la omnipotencia. Pasados los treinta ya hay cosas a las que hemos renunciado. No podemos ser ya futbolistas, ni toreros, ni grandes atletas, ni prestigiosos doctores, ni misioneros salvando negritos en Angola, quizá ni jefes de nada, acaso ni buenas personas porque el mal que hemos causado ya es irreversible… crecer es aprender, y aprender es conocer el porqué de las cosas. Es como cuando te cuentan un truco de magia. La fascinación se sustituye por razón, y todo deja de ser bonito. Pierde lustre, encanto.
Cuando niño, los amigos son tu equipo de fútbol, los que saltan a la comba y no a los que cuentas tus fracasos sentimentales y/o profesionales. Crecer no es mejor ni peor. Es obligatorio así que no vale la pena lamentarse. A veces, si te paras un ratito puedes decidir si quieres ver tu propia vida desde afuera, como siendo un espectador privilegiado de tu Gran Hermano personal. Seguramente esto nos evita disgustos pero también limita nuestras emociones. Es como estar en el suelo frente a una montaña rusa en lugar de ir montado en ella.
Hace unos cuantos meses decidí subirme a la montaña rusa y vomitar cuando tuviera ganas de hacerlo, sentir el miedo en su momento justo y disfrutar del chute adrenalínico al final del recorrido. Por eso ahora estoy despierto en lugar de en la cama. Por eso ahora prefiero vivir este momento a estar soñando envuelto en mis sábanas y dormir hoy menos de 5 horas. Hacer estupideces mientras el cuerpo resista.
Así que cumpliré mis proyectos de ascender la costa portuguesa en Vespa, recorrerme Italia de sur a norte y dar la vuelta a Cuba en bicicleta. Porque en definitiva, es lo que me llevaré en mi memoria cuando en la recta final de mis días olvide cual de mis manos es la izquierda y cuál la derecha, cuando tengan que atarme a la cama para que no salga arrastrándome a la calle en busca de morir viviendo.
DE VEZ EN CUANDO ES BUENO MIRAR HACIA ATRÁS Y VER LO QUE ALGUNA VEZ FUISTE CUANDO NIÑO porque quizá aún no sea demasiado tarde para ser algunas de las cosas que soñabas ser.

Nota: La foto esta hecha en Tequila (México) el pasado Junio.

8 comentarios:

Pinche Vieja dijo...

Aaaaa quiero ser niña otra vez... pero creo q comportarme como niña no es suficiente... excelente tu regreso a México... un besote!

Arwen dijo...

Espero que lo hagas todo. Hace tiempo que llegué a la misma conclusión que tú, pero es ahora cuando me estoy atreviendo a llevarlo a la práctica. Nunca dejé de mirar la niña que fui y soy, pero a veces recibimos demasiados golpes como para permanecer indemnes. Sin embargo, también llega nuestro momento para cerrar las heridas y, como tú dices, subirnos a la montaña rusa.

Lovely dijo...

Hola Luis,
Preciosa canción, estupenda foto y sabia reflexión.
Nunca debemos olvidar que en realidad somos el mismo niño de ayer recubierto de diferentes capas formadas año tras año, como los anillos de un árbol... Me gusta pensar que es así, y que aquella niña que fuí sigue ahí dentro. Es más muchas veces hablo con ella, y otras veces veo y siento como ella. Las dos somos la misma persona.

Y sí, es verdad, nunca es tarde para seguir persiguiendo un sueño. A mí también me encanta aprovechar mi tiempo al máximo aún quitándome horas de descanso y sueño. Y me parece que cada día me faltan más horas para hacer todo lo que quiero hacer. Te aseguro que no comprendo a la gente que se aburre o que no sabe qué hacer en su tiempo libre.

Me encantan las montañas rusas, pero para ir montada en ellas, y levantar los brazos durante la caída!!!!

Un beso!

Sk@ dijo...

Siempre cumpliendo tu cometido, nunca dejas de sorprendernos con tus blogs..

Ojalá que esos niños que estan latentes en nuestros corazones nunca dejen que se les cubra lo suficiente para que sigan disfrutando y sufriendo junto con nosotros todas las emociones pasadas y venideras...

Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Se te echa de menos. Buen viaje

Shepperdsen dijo...

Un post precioso... pero que me ha hundido en la más profunda de las miserias. Una de mis grandes dudas de siempre es el "¿estaré aprovechando la vida?". Está claro que cada uno tiene sus límites e intereses , pero a todos nos apetece cometer "locuras divertidas"...
Y preciosa canción. Hace un año y medio los vi dar su penúltimo concierto. Salí contentísimo con el concierto pero con la sensación agridulce de que algo que formaba parte de mi juventud llegaba a su fin.

gaby dijo...

Maravillosa entrada y totalmente cierta. Aunque algunos de nuestros sueños infantiles obviamente no podrán cumplirse, la vida seria más sencilla si el niño interno en nosotros pudiera estar al mando en ocasiones. Espero tengas un muy buen viaje. :)

RubberCherry dijo...

Luis... Sí, sí. Tiene todo que ver. Y te agradezco la siguiente frase: "No creo que para ser buen profesional sea necesariamente obligatorio ser "obsesivo" ni que tu vida gire en torno a ello". ¿Te digo una cosa? Yo tampoco lo creo. Saludos.