viernes, 19 de febrero de 2010

ELLA

Si! Allí estaba. Imponente; con su larga melena negra, su estilizada osamenta de mujer de selecta estirpe. Sus movimientos seguros, sus ojos oscuros en número de dos y sus labios carnosos y turgentes. Sus manos culminadas en deditos largos y finos discretamente adornados por un par de anillos con el brillo suficiente para intuirse; con la clase necesaria para no restarle protagonismo a su portadora…con ese par de kilométricas piernas que llegaban hasta el suelo y esa forma de moverse mimando a las masas de aire que la circundaban.

Al otro lado del antro, ese guerrero del amor destilando babilla ante aquella delicada estampa. Con menos posibilidades de éxito que San Marino disputando una final balompédica a Brasil, pero con el suficiente arrojo (hijo a la limón de la ignorancia y de la inconsciencia) como para atreverse a emprender la hazaña de conquistar aquella joya que latía bajo el “wonderbrá” de ella. Había librado múltiples combates en campos de batalla como aquellos pero era sabedor de que jamás había intentado una plaza de similares características. Tan codiciada, tan acostumbrada a repeler ataques de cuerpos musculosos, cultivados, cuidados con esmero en largas sesiones de gimnasio en repetitivas luchas seriadas contra la gravedad.

El aire entre ellos era denso pero el brillo de sus ojos le sirvió de guía. Él se dirigió hipnotizado hacia aquella luz cegadora, onírica, melancólica, bucólica…tirando a alcohólica…Mientras caminaba elevó las solapas de su cazadora de piel de escroto de toro bravo para situarse en posición de ataque y afiló sus colmillos:

- ¿Bailas guapa?

Ella lo miró de arriba abajo y se dio la vuelta.

- Demasiado fina! – rumió él en sus adentros mientras se dirigía a la barra a pedir otro “cubata”.

P.D. Qué bonita canción, no?

3 comentarios:

Ferran D' Margarita dijo...

a veces se tiene suerte a veces no... y sus ultimas palabras "demasiado fina", cuantas veces habre escuchado a alguien decir parecido ante la "derrota"

Pinche Vieja dijo...

Así de rápido??

No y ya????

Alfonso dijo...

No sabía que te gustaban "Love of lesbians", Genarín de mi corazón. Tocaron aquí en Gijón la semana pasada. Yo no fui a verlos porque no los conocía hasta que escuché hoy esta canción. Suenan muy 80s...
Por cierto, frases como "las piernas que le llegaban hasta el suelo" y "melancólico, bucólico y un tanto alcohólico" son pero que muy tuyas. Me han recordado a Aberdeen, y la historia también, que más de una similar he protagonizado...