jueves, 12 de noviembre de 2009

La Licencia. Parte I: El Cursillo de Formación:

Llegué simulando taquicardia y aparentando una profunda preocupación por mi retraso aunque en realidad mis latidos tenían el mismo ritmo de un reptil hibernando. (sí, soy un pérfido y despreciable, lo sé).

- ¿Es este el curso para la licencia de manejo? – pregunté
- ¿Para que licencia viene? – replicó la instructora.
- Para la de motocicleta!
- Adelante! Inscriba su nombre en la lista y déjeme una identificación.

Deposité mi pasaporte sobre la pila de credenciales de electores que había sobre la mesa de la “sargento de hierro” y me senté en la primera fila a la derecha de una joven con gafas de empollona y uñas decoradas con una reproducción en miniatura de los frescos de la Capilla Sixtina (con incrustaciones de brillantes y metales preciosos, todo sea dicho de paso)

- Bien, pues como decíamos – continuó la profesora tras mi interrupción – el conductor profesional tiene que conocer y respetar a las leyes y a la autoridad….

- ¿Perdón, este el curso para “choferes”? – interrumpió otro rezagado.

La misma escena se repitió posteriormente otras tres veces y nuevos elementos se fueron incorporando al auditorio.

- Bien – dijo la instructora – ahora, para que no nos durmamos, vamos a leer cada uno de los puntos de la siguiente diapositiva. Venga, empezamos por ti….
- Y “ti” dijo: “es que yo..no sé leer muy bien”…

(¿y cómo se supone que va a pasar el examen?- me pregunté a mi mismo consciente a su vez (o a mi vez, no sé) de que era una pregunta retórica)

Tras el pequeño incidente, continuamos la alegre lectura. Tras ella una batería de preguntas de los avezados alumnos.

- Profesora y… qué ocurre si reprobamos el examen teórico (preguntó la cuatro ojos que custodiaba mi flanco izquierdo…)
- Pues, se pueden volver a presentar al examen de las 3 de la tarde…(no es tan grave, no?)
- ¿Y si reprobamos el práctico? – volvió a inquirir la chica de las lentes.
- Pues, creo que tienen que esperar quince días antes de tener la oportunidad de presentarse de nuevo y practicar el manejo.
- Pero, …si no tenemos licencia… ¿cómo se supone que vamos a practicar?

- Ya .- dijo la instructora – pues…esto…..Como decía (continúo haciendo caso omiso a la incómoda cuestión), otra de las preguntas que les pueden hacer en el test es la siguiente: si ustedes van por la carretera y de repente se les levanta el capó, qué tienen que hacer?
- Pero, ¿qué supuesto es ese? – pensé. ¿A quién se le ha abierto el capó en plena carretera? Es como si te preguntaran que tienes que hacer en caso de abducción marciana:

- A) Llamar a un abogado especializado en derecho intergaláctico para que nos saque de allí.
- B) Copular con ellos para generar un híbrido tipo “niña de las estrellas” de V
- C) Sostener el volante con fuerza

Tras un somero (muy somero repaso) a las normas de circulación llegamos a la fase de concienciación psicológica. Nos contaron la historia de una chica americanusa que llevaba una vida tranquila y ufana hasta que un desalmado chocó frontalmente con ella y la dejó convertida en un ser terriblemente deforme que requirió intensísimos cuidados por parte de su familia durante los pocos años que pudo sobrevivir al accidente. Toda esta historia, perfectamente representada gráficamente en Power Point, claro, que no escatimaba ningún lujo de detalles, especialmente aquellos relacionados con las lesiones derivadas del accidente.

Para terminar nuestro proceso de responsabilización vial, nos mostraron fotos de accidentes; a cada cual más descarnada: caras literalmente lijadas por el asfalto, cráneos abiertos de par en par con la masa encefálica esparcida en un triángulo de “Ceda el Paso”, fracturas abiertas, cuerpos en girone irreconocibles, para terminar con un afectuoso:

“ y esta última foto es para nuestro amigo el motociclista español”.

La imagen en cuestión mostraba a un cuerpo perfectamente seccionado en dos partes en el que, como en ninguna de las otras fotos ningún detalle había sido pixelado.

- Y esto le pasó por ir muy deprisa – me espetó en la frente la instructora con una miradita de advertencia.

(misión cumplida, ya nos había acojonado a todos!)

Ya pueden pasar a entregar su documentación y a hacer el examen!

7 comentarios:

Marianna dijo...

Gulp! Yo tambien QUERÍA aprender a andar en moto.
Ahora...paso.

Me gustaron las opciones del test y estoy de acuerdo en que es una bobada de pregunta.

Angus dijo...

Me gusta lo que has escrito.

Flores Ocampo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Akroon dijo...

Yo casi que prefiero no recordar los exámenes prácticos... AARGGGGGHHHH!

Anónimo dijo...

Madre mía! No pensaba que pasasen esas cosas por ahí...

Y hablando de la "niña de las estrellas de V", dejo un trailer del remake de V:

http://www.youtube.com/watch?v=LQoSCEMzJYE&feature=rec-LGOUT-exp_fresh+div-HM

Y aquí se puede ver más:
http://www.seriesyonkis.com/serie/v-2009/

Para nostálgicos...

Anónimo dijo...

muchas veces me divierte lo q escribes, otras veces me tienen bastante interesada....esta ves q risa jaja imagine cada uno de los personajes mencionados ! salu2

Lovely dijo...

Jajajajajajja
Perdona que me ría pero no solo es que me ría sino que me parto!! jajaja
Por unos breves instantes me has recordado mi frustrante (y aún no superado del todo) paso por la autoescuela de mi pueblo, detalles escabrosos incluídos

Al final harás ese exámen de manejo?jajaja, ante todo no vayas demasiado deprisa, ya sabes.

Por cierto, ya te contesté a dónde me había mudado , pero te lo repito porque veo que no te llegó.
A las chimbambas, ahí me mudé.
Por suerte las tengo muy cerquita de mi anterior morada, así que el traslado casi lo puede hacer a pie, aunque me costó Dios y ayuda, pero lo hice.
Ahora solo espero no tener que volverme a mudar en por lo menos un lustros. Bueno, excepto si me toca la lotería y me monto un chiringuito nuevo en Jamaica, a la orilla del mar ...