miércoles, 24 de diciembre de 2008

El sitio de mi recreo

Pocas veces he sido tan feliz como después de limpiar la cuadra de los cerdos. Era entretenido esquivar sus curiosos mordiscos en la botas de goma y obligarlos a moverse para poder limpiar justo el lugar en el que estaban acostados. Tras recoger todos sus excrementos y rascar el suelo de hormigón con una pala, lanzarles la paja a puñados y ver cómo la mascaban y se revolcaban felices en ella, se apoderaba de mi una sensación de deber cumplido que pocas veces he vuelto a tener.

Todos tenemos un lugar físico, una sensación, un paisaje natural o emocional que es donde mejor estamos. ¿Cuál el vuestro?

4 comentarios:

Nils dijo...

Moriscos y cerdos son dos cosas que me dan un poco de yuyu... Feliz navidad, luis!

Ferran dijo...

adora la sensación que me provoca probar una pero mantequilla... gorgeous!!!

Arwen dijo...

En mi caso no es un lugar, son personas...
¡Felices Fiestas! y un mejor Año Nuevo.
Besos

Mari dijo...

Mi lugar esta al lado de mis hijos,y ademas en un sitio concreto de la Font Rotja,es una pasada,Feliz Navidad,un beso.