jueves, 20 de diciembre de 2007

"Sobornos" Navideños

En estas fechas uno empieza a recibir sospechosos agasajos de los proveedores. Desde luego, a nadie le amarga un dulce y las fricciones morales que al inicio de mi actividad profesional tenía, (allá por inicios de siglo) se han ido atenuando con el paso del tiempo. Para todo hay que tener mesura y si bien el criterio no debe verse influenciado por este tipo de regalos, tampoco uno debe esconder las botellas de vino que le llegan como si fuera un “Cachuli” cualquiera con sus bolsas de basura llenas de pasta gansa.

Lo cierto es que aunque la costumbre no me gusta (aún me sigue resultando algo incómodo recibir cajitas de contenido sospechoso, generalmente etílico, en mi despacho) uno se acostumbra, y este año, debido a que mis responsabilidades han cambiado y ya no resulto un “target” tan atractivo para la poderosa industria farmacéutica veterinaria el volumen de regalitos se ha reducido sensiblemente. He de reconocer que a pesar de todo lo anteriormente expuesto he padecido un leve ataque de resentimiento. No se trata de la pérdida material que supone (tengo vinos avinagrados desde hace 10 años que no soy capaz de beberme) sino el descenso en el escalafón que implica el hecho de que no me tengan en cuenta. Peor aún, al ser este el primer año que ocurre, seguramente se hayan producido en los cuarteles generales de los proveedores conversaciones del tipo:

Subalterno/a : Y…. en “empresa X” a quién le enviamos regalo?

Ser Decididor: Ummm….al Señor Generente, al director de producción ….y…al director comercial…., si , eso es.

Subalterno/a: El año pasado teníamos también a Luis.

Ser Decididor: Si, pero ESE YA NO PINCHA NI CORTA.

Así es la vida. No es ni buena, ni mala. Es como es.

Los describió muy bien C.R. un inteligentísimo empresario mexicano con el que “me peleo” a menudo, soltando la siguiente frase lapidaria:

“Luis, cuando salgo de casa, dejo el corazón en el cajón del escritorio. Cuando vuelvo, me lo pongo de nuevo para estar con mi familia”

Magnífico consejo este del auto trasplante coronario que hoy comparto con todos vosotros. No es una cuestión de egoísmo. Ni creo necesariamente que tenga que ver con aspectos morales. Más bien se trata de ser prácticos ¿o qué opináis vosotros?
Si no “hablamos”… FELIZ NOCHEBUENA

17 comentarios:

gaby dijo...

Tengo 15 años trabajando en una Notaria... Y tengo clientes a los cuales atiendo desde entonces. Bueno, los regalos de Navidad siempre han brillado por su ausencia. Al principio pensaba que eso se debia a que no estaban agusto conmigo... Con el tiempo e comprendido que el no recibir regalos simplemente se debe a que la gente es bastante coda. ;).
Mañana empiezan mis vacaciones, así que yo también te deseo que tengas unas muy felices fiestas.

Luis dijo...

Una notaría????? Me interesa...seguro que puedes darme algún consejo ahora que me voy a vivir a México....puedo abusar de tu confianza? (perdona, pero no estoy en casa y me dejé el corazón y la vergüenza en el cajón del escritorio)

Kathy* Cruz... La famosa Golpeadora de Hombres dijo...

Jajaja, pues yo digo que no duele en el corazón sino en el orgullo y como mi orgullo recide en el estomago entonces me dolería la pansa y tendría que dejarla en el cajón del escritorio jajaja... pero bueno, yo siento que a veces la demás gente no suele apreciar el trabajo que uno realia, tal vez sea eso, lo que si tendrías que apreciar es que quienes te siguieron mandando botellas deben de tener cierto cariño para contigo, o para ellos sigues siendo tan importante como antes, ¿no?


pd. FELICES FIESTAS!! saca las botellas de vino jajaja =)

gaby dijo...

Lo que quieras Luis mi correo es: gprieto@notariocprietoa.com

Luis dijo...

Qué curioso Gaby, nos apellidamos igual!!!!!

The Seeker dijo...

Es una putadilla, sí.

A mí me tocó la moral (por decirlo finalmente) que mi propia empresa tuviera un detalle navideño con toda mi sección, salvo conmigo, porque claro, yo me iba. En fin.

Es curioso esto de la emigración... tú te marchas, yo llego...

Feliz nochebuena si no nos vemos antes.

Luis dijo...

The seeker...hombre , que te lo hagan dentro de tu propia empresa es incluso peor!!

Pues eso, que Feliz Navipeich!

Kathy, encontrarse un corazón en el escritorio no ha de ser del todo agradable pero una panza....jejejeje.

gaby dijo...

Oye... ¿Cuales pueden ser las probabilidades de compartir el apellido?... Deveras que es curioso. :)

Ana dijo...

Me parece un planteamiento horrible eso de dejarse el corazón en casa. SOy de la opinión que uno debe ser uno mismo en todos sitios. Y a quien no le guste o le haga sentirse incomodo, pues eso, que no nos regale no¿?
A mi me prestan los vinos regalados por gente que me quiere ... sip! ummmmmmmm que rico.
Felices fiestas!!!! Y un besote!

Yoly dijo...

Que te vas a vivir a donde????.. Uuuuyy creo que me he perdido algún capítulo!!! Tu no es que no hayas probado los vinos avinagrados que tienes desde hace no se cuantos años, tu te has instalado en la bodega directamente, no? y ahora estás de resaca... Luis que eso de beber para olvidar no funciona, es una utopia... de verdad! jejeje Un besito y Feliz Navidad.
P.D. Que si ves que no das abasto con lo del vino... aqui tienes una buena catadora, cuenta conmigo!!! Jejejeje

RubberCherry dijo...

Gracias por visitarme. Avísame si vienes. Sólo para saber. Gracias por la canción. Me gusta.

Arwen dijo...

Muy duro, ¿no? No sé,a mí me gusta llevar siempre el corazón, y si recibo golpes, pues me levanto de nuevo y punto.
No puedo dejar de confiar en la bondad humana, no sé si porque soy buena o tonta, pero no pienso dejar de hacerlo.
Y te lo digo, mejor tener siempre el corazón, sino, quizás algún día fenezca en el cajón donde lo dejaron...

Arwen dijo...

¿Te vas de verdad a México? ¿Por deseo propio? Espero que sea para lo mejor. Un beso

Mariana dijo...

Así es, el corazón no se da a todos en la misma proporción, no es posible, aunque la canción aquella diga que:

"Lo que soy yo mismo no puedo verlo
lo que veas de mí, no puedo esconderlo
ni siquiera cargo con mi armadura
el que pueda herirme hallará en mi hechura
sangre mestiza sin condición,
que mantiene abierto mi corazón"

¡Felicidades, abrazos fuertes y cariñosos para ti!

Mariana.

Ángel dijo...

Yo procuro ir con todos mis órganos y vísceras a todas partes. Será por eso por lo que dicen que soy tan entrañable.

GUANDARRRR dijo...

Lo que de verdad importa es ser importantes para quienes te importan.
Amos, digo yo. Lo demás es mera transacción comercial.

Lovely dijo...

¿Cómo me gustaría poder hacer lo mismo! Dejarme el corazón en casa y dejar que solo mandara la cabeza (aunque en mi caso no sé qué decirte....).

En fín, es lo que tiene la vida que es jodidilla y puñetera como ella sola .