jueves, 18 de octubre de 2007

Historias de A Coruña

En ciertas ocasiones La Coruña se despierta generosa y nos enseña su cielo azul. Esos días sales a la calle con una sonrisa imbécil en la cara y disfrutas simplemente caminando.



Todo se acaba demasiado rápido y si pasas por el puerto y te fijas bien, puedes ver cómo los pequeños botes de pesca brillan reflejando vistosamente los últimos rayos del sol como resistiéndose a que la noche caiga.


Cuando finalmente anochece, nos consolamos viendo la milenaria Torre de Hércules que guíará nuestros designios hasta un nuevo día (seguramente gris de nuevo).

Resistiremos hasta que el sol vuelva a salir, aunque tarde semanas, porque cuando ese milagro se produce es cuando uno se da cuenta de que lo bueno se hace esperar.

14 comentarios:

gaby dijo...

¡Que fotos!, ya me imagino ver esos sitios en persona. :)

Anónimo dijo...

¡Qué bonitas fotos!!! Seguro que son hechas con la flamante nueva cámara. Buen estreno. A ver cuando nos haces una serie de "animales". Un abrazo.
Anónimo II.

Luis dijo...

Gracias Gaby. Fué el sábado pasado (tarde / noche). Un día muy especial. Parte de mi familia vino a visitarme y disfrutamos un poquito de la ciudad. Os iré mostrando alguna perlita más de A Coruña.
Pensaré en lo de los animales ahora que parece que tengo un poco más de tiempo. Y si, están hechas con mi nueva cámara. Gracias.

Lovely dijo...

Ohhhhhhhhhhhhhhhhhh! qué ma-ra-vi-lla. Me encanta, me encanta, me encanta. Galicia es una preciosidad.

Un bico!

Esta pinche vieja dijo...

Ah, que hermosooooo!!!! llévameeeee!!!

Sk@ dijo...

Muy bonitas fotos y relatos exactos de esta hermosa ciudad... cuyos paseos maritimos y puertos nos hacen sentir vivos y felices de poder disfrutarlos, aunque sea en esos días grises de lluvia, ya que sabemos que el sol en algún momento nos sorprenderá de nuevo... ;-)

The Seeker dijo...

Hace demasiado tiempo que no voy por allí... y tengo tan buenos recuerdos... especialmente, de la Plaza de las Bárbaras, en el mercado medieval de hace un par de años...

Claro que, subiendo por la Puerta de Aires hacia el Rey de las Caipirinhas, los recuerdos se van haciendo más y más borrosos...

Como decían los demás, ¡preciosas fotos!

Lo mejor de la Coru es que, mires a donde mires, hay mar.

Rbk dijo...

Muy bonitas fotos, se ven geniales con tanta luz.Si es que ya digo yo que no hay nada como el sol para alegrar el ánimo y las vistas.Gracias por la visita, que me ha traído hasta aquí.

Nils dijo...

Hola Luis, gracias por escribir en mi blog. Me ha hecho gracia el título del tuyo, porque recuerdo que lo primero que me dijeron en la facultad unos amigos de Coruña era que los de Pontevedra se identificaban porque siempre llevan una chaquetina sobre los hombros... y era cierto! jajaja

Anónimo dijo...

Bueno, los que somos de Coruña hemos de decir a su favor que que salga el sol no es algo tan raro Luis, que exageras un pocooooo

Jjajaa, S.

Luis dijo...

Querido anónimo...exagero por la cuestión de darle más dramatismo literario..ya sabes...pero te digo una cosa. Si bien es cierto que no es tan raro ver el sol...cuántos dias al año tienes con un cielo totalmente despejado como el de las fotos? Ahí ya me vas a dar un poquito más la razón. Esos días no son tan frecuente sino más bien excepcionales.

Chuspi dijo...

hola mureno !! yo no podia faltar para decirte.......que aunque preciosas fotos, más lo son cuando se llevan en el alma !
un beso cariño !!
( por cierto...creo que voy a dedicarte algo....estoy "medio inspirada" esta noche d lunes.... )
pero no olvides que....la curiosidad....mato al gato !!!!

kiss-kiss !!!!!

Ana dijo...

Me encantan las fotos y lo que muestran.

Me encanta Galicia (al menos todos los años vamos una vez).

RubberCherry dijo...

Muchas gracias por leer mi blog. Heike lee tu blog y le gustan tus fotos.